lunes, 13 de julio de 2015

Zibechi sobre la carencia de proyectos estratégicos en América Latina



Aquí pueden acceder a un impactante análisis de Raúl Zibechi, publicado en La Jornada, sobre la situación actual en América Latina en el contexto global, de lo mejor que he leído en los últimos tiempos.

Sus sombrías y objetivas evaluaciones deberían servir de acicate para una necesaria reflexión autocrítica dentro de las fuerzas emancipadoras del continente, a fin de pensar y actuar estratégicamente en un mundo que está cambiando de manera acelerada, tanto para bien como para mal. Como dijera Lula hace dos años, en un encuentro con intelectuales, políticos y dirigentes sociales en Buenos Aires, “sin pensamiento estratégico vamos a perder lo que construimos”.

Solo no comparto el sentido que me parece percibir en la penúltima oración del texto. Yo aprecio la cuestión positivamente. ¡Menos mal que hoy tenemos al Papa Francisco y no al alemán que enhorabuena le cedió el puesto!

viernes, 3 de julio de 2015

Los Estados Unidos, Ecuador y la revelación de Craig Murray




En octubre de 2012 el exembajador británico Craig Murray reveló que los Estados Unidos habían destinado 87 millones de dólares a influir en las elecciones que se celebrarían en el mes de febrero del siguiente año en Ecuador, con el objetivo de impedir la reelección del presidente Rafael Correa.

Al recordar este antecedente y apreciar la tensa situación existente en estos momentos en el país andino, es lógico sospechar que mucho dinero norteamericano ha seguido fluyendo para desestabilizar y finalmente hacer fracasar a la Revolución Ciudadana encabezada por el brillante estadista ecuatoriano. Aunque no comulgo con la percepción de que todo lo malo que ocurre en América Latina y el Caribe es atribuible a la acción del imperialismo, sería una ingenuidad pensar que los Estados Unidos hayan seguido una política diferente luego de las elecciones de 2013. El presidente Correa, sencillamente, no puede ser perdonado, a partir de sus respectivas decisiones de cerrar la base militar norteamericana de Manta, de incorporar a su país al ALBA-TCP y de conceder asilo diplomático a Julian Assange. Además, en un sentido más amplio, posiblemente se trata, a nivel mundial, del jefe de Estado mejor preparado teóricamente para exponer y propagar verdades y argumentos demoledores contra el neoliberalismo y sus nefastas consecuencias.

Lo que sucede hoy en Ecuador constituye un poderoso recordatorio de que la política norteamericana hacia América Latina y el Caribe sigue estando regida por fuerzas, mecanismos y objetivos retrógradas e inerciales, extremadamente resistentes a cualquier intento de cambio y orientados a preservar, consolidar y recrear un sistema de dominación multidimensional que, por definición, es incompatible con la adopción de posturas respetuosas de la soberanía y de no injerencia en los procesos políticos internos de los países de la región, más allá de lo que eventualmente pueda ser expresado en declaraciones y comunicados oficiales, y de las buenas intenciones que pudiera tener el Presidente de turno, como es actualmente el caso de Barack Obama, quien se sitúa definitivamente a la izquierda dentro del espectro político-ideológico del establishment norteamericano y cuyo gobierno fue capaz de reunir el apoyo interno y el coraje políticos necesarios para producir un encomiable cambio en la política hacia Cuba.

Incapaz de vencer electoralmente a Rafael Correa, la derecha oligárquica ecuatoriana se lanza temerariamente a acciones desestabilizadoras y golpistas, siguiendo un patrón que no es tan novedoso como nos han querido sugerir los teóricos de los golpes “suaves” o “blandos” (que, dicho sea de paso, de suaves o blandos no tienen nada, como seguramente nos recordarán los familiares de las víctimas de la violencia derechista en Venezuela y en el propio Ecuador), sino que fue desarrollado arquetípicamente contra el gobierno guatemalteco de Jacobo Árbenz en 1954 y el chileno de Salvador Allende en 1973, pero que incluso tuvo antecedentes en países centroamericanos durante la primera mitad del siglo pasado. En todos los casos, con mayor o menor visibilidad, pero de manera siempre decisiva, ha estado la acción planificadora, financiadora e instigadora de los correspondientes órganos de inteligencia y operativos de los Estados Unidos. No hay ninguna razón para suponer que ahora, en Ecuador, esté ocurriendo de manera diferente. Y, frente a ello, las fuerzas de izquierda en todo el mundo están obligadas a intensificar la solidaridad internacionalista con la Revolución Ciudadana, en tanto ejemplar proceso democrático y antineoliberal. Es lo menos que merece un pueblo que, junto a su Presidente, concluye sus actos políticos multitudinarios cantando el “Hasta Siempre” de Carlos Puebla.